Finanzas para niños

Unas finanzas saludables, deben comenzar desde que nuestro hijo es pequeño. De esta manera, aprenderá a manejar su dinero adecuadamente y a mantener una buena relación con su cartera.

A continuación te damos algunas sugerencias para que lleves a cabo acciones que le ayuden a tener unas finanzas sanas:

  • Pon el ejemplo. Muéstrale a tu hijo de qué manera ahorras. Asimismo, cada vez que compres algo por lo que has trabajado o ahorrado mucho, explícale cuánto tiempo te tomó hacerlo. Esto le dará una dimensión del valor del dinero, por lo que aprenderá a usarlo de una manera más conveniente.
  • Abre una cuenta infantil de ahorro. En los bancos existen cuentas diseñadas especialmente para los pequeños de la casa. Revisa que el banco no cobre el manejo de cuenta ni comisiones por sus servicios, pues en vez de incrementar el ahorro del niño, éste se verá disminuido y será una mala experiencia para tu hijo. Hay bancos que no cobran estos servicios. En uno de ellos, puedes abrir la cuenta infantil de ahorro y conversar con tu hijo qué hará con el dinero cuando llegue a cierta cantidad. Asimismo, incentívalo a incrementar el ahorro y a disminuir sus gastos. Si tiene la edad adecuada (9 a 12 años) enséñale a leer sus estados de cuenta y que coteje su saldo con sus propios cálculos. Si hay incongruencia en el saldo visiten juntos a un representante del banco para aclarar esta situación.
  • Enséñale a invertir. Puedes organizar un sistema dentro de casa, en el cual tu hijo te otorgue una cantidad de sus ahorros. Si espera una semana, les devolverás esa cantidad más un rendimiento extra. Aunque no lo hagan formalmente en un banco, al realizar este ejercicio, aprenderá que el esperar antes de gastar una cantidad de dinero, puede traerle un mayor beneficio.
  • Muéstrale la importancia de la puntualidad. En finanzas, la puntualidad es un punto clave. Procura que aprenda a ser formal y puntual en todos sus compromisos de dinero. Por ejemplo, si pide un préstamo a un amiguito o a alguno de sus hermanos, aconséjale que pagar a tiempo lo convertirá en una persona de confianza y por ello, podrán prestarle de nuevo. Enséñale la importancia de ser sujeto de crédito. Este aprendizaje le hará darse cuenta de la importancia de crear un historial crediticio sano cuando sea adulto.
  • Ayúdalo a educar sus impulsos. Existen ocasiones en que nos dejamos llevar por un impulso y hacemos una compra que no estaba planeada. Enséñale a tu hijo que adherirse a un presupuesto puede traerle grandes beneficios, y que gastar por impulso, a veces, puede mermar sus finanzas. Por ejemplo, si quiere comprar un videojuego, muéstrale que si ahorra, tal vez en un tiempo corto, podría comprarse una consola nueva para jugar.

Al seguir estas sugerencias podrás acercar el mundo de las finanzas a tu hijo, recuerda que aunque es aún pequeño, tienen contacto con el dinero (es usuario de este medio de pago), y será beneficioso que aprenda a tener una relación sana con él desde pequeño.

  • Cómo enseñar a administrar sus primeros ingresos. Los conceptos esenciales que deben aprender los niños son ingreso, ahorro y gasto. El objetivo es que aprendan a diferenciar gustos de necesidades y que sepan priorizar las segundas sobre los primeros. También es importante que sepan cómo establecer objetivos financieros a corto y mediano plazo, y cómo implementar una estrategia para lograrlo.
  • Otros ahorros. Recuerda el aprovechamiento de los recursos. Al hablar de ahorro no te límites al dinero, explica a tu hijo que también existe el ahorro de recursos, como la electricidad o el agua. Explícale porqué un uso eficiente de estos recursos es un ahorro económico en el presente y una inversión en su futuro.
  • Enséñale a compartir. Establece alguna meta en familia y asigna la cantidad que debe aportar cada participante familiar, de acuerdo a sus ingresos. El objetivo puede ser algo para todos, como comprar una pantalla nueva de TV, o algo para un integrante, como el regalo del día de las Madres o un cumpleaños de alguno de los padres. La idea es que los niños entiendan que con su dinero también puede hacer cosas por los demás y que no todos los objetivos deben ser personales.
  • Muéstrale cómo llevar un registro de ingresos y gastos. Es difícil saber con exactitud cuánto hay dentro de una alcancía. Enséñale que puede llevar registro de sus operaciones financieras en un cuaderno, algo similar a un estado de cuenta. Cada vez que aporte o retire dinero, deberá anotarlo con la fecha. Así en todo momento sabrá de cuánto dispone para cumplir sus propósitos.
  • Compras bien pensadas. Aunque deberás respetar sus decisiones, es importante que orientes sus compras. Explícale que debe considerar, por ejemplo, la duración del producto, si requiere mantenimiento y algunas características que denoten calidad. Así entenderá la diferencia entre bienes inmediatos y bienes duraderos. Además, aprenderá a elegir lo que más le conviene.
  • Ofrécele herramientas financieras. Los conceptos pueden ser un poco complicados de explicar a un niño, pero llevados a la práctica, el aprendizaje será muy sencillo. Explícale, por ejemplo, el préstamo. Realiza una dinámica apegada a la realidad. Préstale cierta cantidad que sus ingresos le permitan pagar, y establece una fecha límite de pago. Explícale que si no paga en esa fecha, la cantidad se irá incrementando pues a ella se le aplicarán intereses pasivos, por lo que su deuda crecerá. También habla con él acerca de las ofertas y cómo los precios bajan en cierta temporada del año y las razones prácticas de hacer la compra de productos o servicios necesarios con una tarjeta de crédito. Un niño no tiene una tarjeta de crédito para hacer compras a meses sin intereses, pero tú puedes apoyarlo para que adquiera este conocimiento.

Apoyos didácticos

Existen libros adaptados para cada edad, para explicarles la administración del dinero. Busca alguno donde el niño pueda identificarse fácilmente con la historia o con el personaje. Para ellos será más fácil asimilarlo de esta manera. También hay juegos didácticos que contribuyen a desarrollar las capacidades de evaluación y decisión financiera. Los juegos de mesa donde se utiliza dinero ficticio también pueden ayudarlos a comprender la relación de cuánto tienen y qué pueden lograr con esa cantidad. El juego Turismo es uno en donde se pueden aprender estos conocimientos.

Recuerda que los niños aprenden de forma sencilla, divertida y práctica. Usa términos que comprendan fácilmente y dales ejemplos de cómo pueden aplicar sus nuevos conocimientos en la vida. Muéstrales que la administración de las finanzas no tiene porqué ser preocupante. Toma sus decisiones son seriedad y respétalas; no hagas burla de sus objetivos ni los tomes a la ligera. Siempre enseña con el ejemplo. Para los niños será mucho más fácil repetir el comportamiento si eres un buen modelo a seguir.

Fuente: finanzasprácticas

Página web: bancoempire