¿Qué es un flujo de efectivo y Cómo impacta en tu negocio?

Un flujo de efectivo, también denominado flujo de caja, es un instrumento fundamental para las proyecciones financieras de una idea de negocio, pero por supuesto no solo se limita a la evaluación de un emprendimiento, también puede ser usado para evaluar la administración que una empresa tiene del efectivo, tanto en los ingresos como en los egresos. Como el lector sabrá, es importante medir el dinero que entra y sale de nuestras arcas, y sobre todo proyectar en qué será empleado, o mejor aún cuáles serán nuestras fuentes de ingresos en un futuro que puede ser de mediano, corto y largo plazo.

Debemos partir del hecho de que el flujo de caja o flujo de efectivo (cómo tú desees llamarle) se puede hacer tomando como base los siguientes métodos:

1- Método directo.

Es la forma más común de hacer un flujo de caja, se puede hacer de dos maneras: de forma simplificada, es decir, no atendiendo a los criterios de: Inversión, Financiación y Operación, suma y resta los ingresos y egresos respectivamente de una vez, por lo que no tendrás la posibilidad de tener una visión estructurada de la empresa en esas tres áreas.

Mientras que el método Clasificado, divide el flujo de efectivo en tres áreas funcionales, a saber: Inversión, Financiación y Operación, esta forma arroja información integral sobre la empresa, (es un poco más difícil, pero vale la pena hacerlo por este enfoque)

2- Método Indirecto.

La diferencia radica en la forma de presentación del movimiento financiero correspondiente a las actividades operacionales. La base del análisis está representada por la utilidad neta, a la cual se le hacen las adiciones y deducciones por las operaciones que no han implicado la utilización de efectivo.

Los rubros de afectación clásica están representados por:

  • La depreciación, amortización, previsiones y otras cuentas de naturaleza similar que afectan el resultado del ejercicio, pero que no implicaron movimiento financiero alguno, se deben volver a sumar a las utilidades. Esta suma simplemente cancela una deducción anterior.
  • Los aumentos en las cuentas del activo corriente que no son en efectivo, tales como las cuentas por cobrar comerciales y los inventarios resultan en un menor flujo de efectivo de operaciones.
  • Los aumentos en las cuentas del pasivo corriente que no son en efectivo, tales como las cuentas por pagar comerciales, impuestos fiscales, salarios por pagar y otras similares resultan en un mayor flujo de efectivo de operaciones.

Fuente: emprendices

Página Web: bancoempire