incultos financieros

¿Vivimos en un país de incultos financieros?

¿Vivimos en un país de incultos financieros? De acuerdo con el Banco Mundial, sí. Al menos, esas son las conclusiones que pueden extraerse de un estudio denominado Global Financial Literacy Survey, elaborado por la agencia de calificación Standard&Poor’s, el Banco Mundial, la prestigiosa consultora Gallup y la George Washington University. Según este informe, sólo el 49% de los españoles tiene conocimientos suficientes en materia de finanzas, frente al 52% de ciudadanos europeos.

Y tú, ¿sabes de finanzas?

Aunque la cifra pueda resultar sorprendente, lo cierto es que la falta de cultura financiera es algo que ha estado detrás de gran parte de los problemas económicos del país en los últimos años. Un cliente poco formado en esta materia tiene más probabilidades de escoger un producto inadecuado para sus condiciones, escoger un mal lugar para depositar sus ahorros o, directamente, apostar por opciones que se han demostrado tan poco fiables como las preferentes y subordinadas.

La opción del asesor financiero

Por ello, cada vez más personas recurren a los servicios de un asesor financiero para poder gestionar sus finanzas. Contar con una voz experimentada y con conocimientos de la realidad del sector, puede ser la clave para que personas sin grandes conocimientos en la materia puedan obtener la mejor rentabilidad de sus actuaciones. 

Cuándo recurrir a un asesor financiero

Evidentemente, la opción de recurrir al consejo de un asesor financiero es más necesaria (y útil) cuando hablamos de la gestión de cantidades no demasiado pequeñas de dinero, y, especialmente, cuando se quiere invertir en productos demasiado complicados o que implican un riesgo moderado. Es decir, lo habitual es recurrir a un asesor financiero para decidir acerca de una inversión en productos de renta variable o en valores bursátiles, y no en casos más comunes como en el de la contratación de un depósito de renta fija.

De esta forma, los servicios de empresas como PBI Gestión puede ser clave para descubrir nuevas opciones en campos como la inversión en Bolsa y la gestión de una cartera de valores, tratando de minimizar los riesgos para el cliente que deposita en ellas su confianza. Estas empresas especializadas tienen la capacidad de manejar grandes volúmenes de información y complicadas herramientas de análisis que permiten una gestión de las finanzas personales que, de otra forma, sería imposible llegar a controlar.

Fuente: banqueando 

Página Web: Banco Empire 

Comparte esta publicación:

facebook